Lou Andreas-Salomé

H.F. Peters (1917)

 

La mente investiga todas las cosas, hasta las profundidades de la divinidad.

***

¿Desde que estrellas hemos venido a encontrarnos aquí?

***

Yo, por mi parte, solo sé de mí. Ni puedo ajustarme a un modelo ni ser modelo para nadie; pero puedo, eso sí, formar mi propia vida a mi manera y esto es lo que voy a hacer, cualquiera que sea el resultado.

***

Todo amor está abocado a la tragedia. El amor feliz muere de saciedad, y el desgraciado de hambre.

***

Huye a tu soledad. Vives demasiado cerca de los pequeños y miserables.

***

Así soy yo. ¡No puedo ser de otro modo!

***

Vivía en el mundo de sus sueños. De espaldas a la hosca realidad.

***

Aunque estés lejos de mí, yo puedo verte. Aunque estés lejos de mí, sigues conmigo; como un presente que nunca se diluye, tú eres el paisaje que rodea mi vida. Aunque nunca hubiera reposado en tus orillas, creo que sabría de tus inmensidades, como si cada marea de mis sueños me arrastrara a tus tremendas soledades.

***

Un alma sin poso es un alma estéril.

***

El ritmo de la vida continúa, a pesar de todo los que los hombres puedan hacer y pensar.

***

La vida humana —en fin, la vida en sí— es ficción. La vivimos sin darnos cuenta nosotros mismos, día a día, como obra a obra, pero en su unidad insondable ella vive también y nos crea a nosotros.

***

Anuncios

4 Respuestas a “Lou Andreas-Salomé

Los comentarios están cerrados.