Llueve

 

NEH

 

¿Oyes cómo llueve?

La rabia de la tormenta parece querer borrar la ciudad.

Quizá algún niño llora ahora porque tiene miedo de los truenos.

Me gusta oír las gotas cayendo con fuerza sobre la barandilla del balcón, salpicando los cristales.

Cada vez llueve más.

No me moja esta lluvia y sin embargo limpia mi alma.

Ha refrescado.

El calor pegajoso de los últimos días se ha evaporado como por arte de magia y con él se ha llevado otras cosas.

Me queda este presente que me cerca, y ese futuro que intuyo.

Mi pasado, algunas veces olvidado, fue limón amargo o melocotón jugoso. Pino verde y melancolía negra.

¿Qué será de nosotros cuando el silencio tome el lugar a la palabra?

¿Qué será de nosotros cuando el romero no florezca en tu casa y mis besos ya no signifiquen nada?

Afuera la tormenta me recuerda que ayer calentaba el sol.

 

Anuncios

6 Respuestas a “Llueve

Los comentarios están cerrados.