Diez razones para no leer

12349544015_4cf59fa0c0_o

candi

Dejad de leer. Dejad de ser raritos.

 

1.- Quienes leen mucho acaban ciegos. Primero son esas gafitas de intelectual, luego las de culo de vaso y se acaba como Homero o Borges…

2.- Quienes leen mucho acaban trastornados. Como Don Quijote, como Baudelaire, como Bukowski…

3.- Leer agota la economía. Los libros de papel son caros y los que están en internet son clásicos y por tanto largos, así que si se leen en la pantalla todavía te quedas más ciego (ver punto 1).

4.- Leer complica la vida doméstica. Acumular libros se convierte en una obsesión que requiere espacio, metros de estanterías, dolorosas cajas en el trastero, mesitas de noche polvorientas… Con la amenaza de cónyuges o hijos: Elige, los libros o nosotros. Y esa pregunta estúpida de las visitas no lectoras: ¿Te los has leído todos?

5.- Leer complica la vida amorosa. ¿Todavía estás leyendo? Pues me voy a dormir… ¿Cuántas oportunidades has perdido de hacer el amor porque leías un libro del que solo te faltaba un capítulo?

6.- La lectura suele ser fuente de toda infelicidad. Algunos libros tienden a ser demasiado subversivos: desafían el orden del amor, el orden político, el orden moral… Nuestro derecho constitucional a una vida miserable. El que no lee no tiene más punto de vista que el que le ofrece su cadena de televisión habitual, su peluquero, su estanquera o su compañero de cañas. No necesita contrastar visiones distintas de un hecho, ni ponerse en lugar del otro. Asume que la realidad es plana. Y es feliz.

7.- Los libros generan frustración. La lectura te muestra vidas que nunca llegarás a vivir y lugares que nunca conocerás. Te imaginas a los personajes y los lugares de las historias del modo que tú quieres. Luego vienen los de Hollywood y te plantan al guapito de turno en paisajes exóticos, y ya está, tu gozo imaginado en un pozo, porque cómo les explicas tú a los espectadores de la sala que lo que tú habías imaginado era infinitamente mejor.

8.- La lectura es algo lento y repetitivo. A ver, ¿qué ha cambiado en la lectura en los últimos milenios? ¿Leemos más rápido? ¿Se puede leer en diagonal o renglón sí, renglón no? No. Siempre igual, una línea detrás de otra. Y encima hay que esperar más de una hora (una semana, un mes) para que nos cuenten el encuentro amoroso de una pareja, el remordimiento por un crimen, la frustración por una vida anodina, la conquista de una libertad.

9.- Leer no sirve para obtener admiración. Por si alguien no se ha enterado, ser buen lector no cotiza en la bolsa de la vida social. Que alguien cite a buenos lectores que salgan en la tele: … (silencio prolongado). Antes, con lo de Mayo del 68 y todo eso, aún se ligaba citando a Camus, a Brecht, a Quevedo. Pero ahora, como no cites al tertuliano de turno…

10.- La lectura no está al alcance de todos. Digan lo que digan, el placer de leer está reservado a unos pocos. Son esos pocos los que gozan casi pecaminosamente cuando descifran un clásico, cuando sienten las pasiones que se imaginaron hace siglos para que les lleguen a ellos casi en exclusiva, cuando se quedan varios días en estado de shock después de leer una buena novela, cuando se estremecen leyendo un poema, cuando lloran o ríen entre líneas, cuando recomiendan furtivas lecturas que no se venden en Carrefour, cuando no pueden salir de casa sin un libro bajo el brazo, cuando miden sus vidas por los libros que han leído en cada época…

Son una élite, peligrosa y exquisita, que procura captar miembros para su secta, aunque muy pocos son elegidos.

Anuncios

10 Respuestas a “Diez razones para no leer

Los comentarios están cerrados.