La brújula loca

Torcuato Luca de Tena (1923-1999)

 

La providencia no actúa siempre por lo derecho, sino que se complace en trazar muy complicados arabescos con sus designios. De una causa nace un efecto que es a su vez la causa de otro efecto subsiguiente, de modo que al final de la cadena ya no se reconoce la mano impulsora. Esto lo hace sin duda la providencia para disimular, permitiendo así que los hombres sigan creyéndose autores de su destino.

***

 Los ríos son como los hombres: alborotadores en la infancia, desquiciados en la adolescencia, prudentes y sosegados en la madurez.

 ***

En aquel punto, en ese instante y no otro, vivió sin saberlo uno de esos momentos cruciales en que el destino juega con los humanos al cara y cruz de toda una existencia.

Anuncios