El retrato de Dorian Gray

Oscar Wilde (1854-1900)

 

Se ha dicho que los grandes acontecimientos del mundo suceden en el cerebro. Es también en el cerebro, y solo en el cerebro, donde se cometen los grandes pecados.

***

En la actualidad la mayoría de la gente muere de una indigestión de sentido común y descubre cuando ya es demasiado tarde que lo único que nunca lamentamos son nuestros errores.

***

La experiencia carece de valor ético. Es sencillamente el nombre que dan los hombres a sus errores.

***

Desde el momento en que te conocí, tu personalidad ha tenido sobre mí la más extraordinaria de las influencias. Has dominado mi alma, mi cerebro, mis energías. Te convertiste en la encarnación tangible de ese ideal nunca visto cuyo recuerdo obsesiona a los artistas como un sueño inefable.

***

Ha sido una confesión. Ahora que ya la he hecho, tengo la impresión de haber perdido algo de mí mismo. Quizá nunca se debiera traducir en palabras un sentimiento de adoración.

***

La vida de uno es demasiado breve para llevar sobre los hombros la carga de los errores ajenos.

Anuncios

2 Respuestas a “El retrato de Dorian Gray

  1. Incluso a veces eso pasa con los errores propios. ¿Qué error es más penoso de cargar, el propio o el ajeno? ¡Ay!

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.