La montaña mágica

 

Thomas Mann  (1875-1955) 

 

En realidad, al margen de sus relaciones secretas, profundos abismos separaban su existencia de la de ella.

***

 Únicamente lo que nos es extraño nos parece que tiene carácter.

***

Detrás de su frente había pensamientos y semipensamientos y eran éstos los que prestaban a las imágenes su dulzura exagerada.

***

Este estado de embriaguez se defendía por sí mismo de todas las impresiones aptas para disiparlo, no las admitía para permanecer intacto.

Anuncios